Parqueaderos en Bogotá: una cuestión de güevas

Publicado en Vice Colombia

Por: Diego Laserna @dglaserna

La Unión Soviética era una vaina bien críptica. Como no había propiedad privada, ni mercado, ni nada, cada cinco años unos tipos de trajes oscuros se reunían en un cuartico en Moscú y decidían cuál iba a ser el precio de más de 24 millones de productos. ¿Basados en qué? Nadie lo tiene muy claro pero era una fórmula bien enredada.

Después de la caída del Muro de Berlin esa forma de hacer las cosas se vino abajo en casi todo el mundo excepto en Corea del Norte, Cuba y un cuartico en Puente Aranda donde funcionarios de la Secretaría de Movilidad cada cierto tiempo se reúnen a decidir cuál debe ser el precio de los parqueaderos de Bogotá.

Tal cual. En Bogotá creemos que el mercado funciona para definir los precios de la educación, la salud, la vivienda, la panela y los condones pero que para definir los precios del parqueo es mejor que lo hagan unos expertos en un cuartico oscuro.

¿Por qué los parqueaderos? Podría preguntar un incauto. Y la respuesta de muchos sería “porque los parqueaderos son unos rateros que si los dejamos cobrarían unos precios descarados por dejar el carro un ratico”. Pero esa respuesta tan intuitiva es totalmente absurda. ¿Los precios de los cuadernos de los niños no aumentan desaforadamente todos los años? ¿la vivienda? ¿la leche? . Pero ahí el gobierno (con razón) no se mete. ¿Si sacar un decreto con los precios de las cosas fuera la solución para que las cosas fueran baratas no deberíamos hacerlo para todo como en la Unión Soviética? Eso, que nos raya tanto con los parqueaderos se llama la economía de mercado. Si mucha gente quiere algo de lo que hay muy poquito, es caro. Punto.

Pero en cuanto al parqueo parece que nuestro faro luz y guía es la economía chavista y no las leyes de la oferta y la demanda. Por eso desde 2010 no se aumenta ni un peso el valor máximo que pueden cobrar los parqueaderos por minuto. Ni siquiera para reflejar la inflación.

Pero más soviético aún, no cualquier parqueadero puede cobrar los famosos 95 pesos por minuto. Si un parqueadero tiene piso de gravilla solo puede cobrar 67 y uno de césped 48. Y para enredarlo aun más para definir la tarifa hay que considerar otro factor disque de “demanda zonal” que no entiende nadie.

Los comunistas soviéticos sonreirían orgullosos con la chibchanización de su sistema.

Pero, atención, lo trágico acá no es que los dueños de los parqueaderos no puedan ganar más. Lo trágico es que este sistema es una forma enredada de seguir subsidiando a la gente que maneja carro a costa de todos los demás. Si los parqueaderos pudieran cobrar precios de mercado la gente que usa carro lo sacaría menos y tal vez tendríamos una ciudad menos congestionada y puerca. Si los parqueaderos cobraran precios de mercado podríamos ponerles un impuesto y usarlo para subsidiar la tarifa del TM, sumarle unos pesitos al metro o comprar unas bicicletas públicas bien bacanas.

Pero no. Acá le tenemos pánico a los dueños de los carros. Sin ninguna vergüenza le subimos al Transmilenio, le subimos al predial y al IVA pero que miedo subirle a los parqueaderos. Ni siquiera hemos empezado a cobrar el parqueo en vía. “Es que si les subimos el precio parquean en los andenes”. Que parqueen en los andenes y así no solo financiamos el transporte público con la plata de los parqueaderos sino con las multas de todos los que creen que parquear donde se les dé la gana es un derecho fundamental.

Si queremos que la movilidad en Bogotá mejore hay que desincentivar el uso del carro y mejorar el transporte público. Modernizar la forma en que cobramos y organizamos el parqueo es un excelente mecanismo para hacer las dos. Solo toca tener güevitas.

2 comentarios en “Parqueaderos en Bogotá: una cuestión de güevas

  • Q articulo tan desproporcionado, típico de un ciclista. Se han puesto a pensar quien subsidia las calles por las que transitan..??..los dueños de carros que pagamos impuestos…quien paga sobre tasa a la gasolina a pesar de la caída del petroleo..??.los dueños de carros.
    La idea no es darle duro al propietario de carro, mejor no permitamos q se roben nuestros impuestos.

    • Ricardo, la idea no es castigar a la gente que maneja carro pero si incentivar el uso de medios de transporte que le ayuden a la ciudad a funcionar mejor. Simplemente pedimos que los conductores de carro paguen lo que vale un servicio comun y corriente como el parqueo. Es lo que hacemos con todos los otros productos y servicios todos los días y tal vez asi logramos que la gente use el carro solo cuando es necesario y la ciudad se descongestione un poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *