¿Bogotá no Inspira?

Por: Juan Fernando Giraldo @JuanFGiraldo (Columnista Invitado)

Hace unos meses fui invitado por el Combo2600 un grupo de jovenes que están pensando en el futuro de Bogotá para hablar sobre la manera como los columnistas del país se están refiriendo a nuestra ciudad.

Para dirigirme a ellos quise hacer seguimiento a una tésis que defendí como conferencista en el TEDxTeusaquillo que organizó un grupo de imagindaores buscando inspirar: Nuestra deliberación política es hostil, oscura y crítica. Para esto usé la información que venimos recogiendo en Liderómetro, el estudio más completo de la opinión de quienes tienen la posibilidad de hacer públicas sus opiniones de manera masiva.

Tomada de: http://www.roastbrief.com.mx

Tomada de: http://www.roastbrief.com.mx

En la actualidad hemos analizado más de 12,000 columnas de opinión publicadas en los 11 medios de comunicación más leídos por líderes de opinon en el país. Desde el 2012 hemos publicado 4 olas de resultados, cada una con información sobre cómo nuestros líderes de opinión plantean los debates públicos y políticos en la prensa nacional.

En la primera ola identificamos que la brecha de género en la producción de opinión en el país es muy alta. La proporción del contenido generado por hombres frente al contenido generado por mujeres es de 82-18. De la brecha de género nos llamó la atención que El Heraldo era el medio colombiano con la brecha menos pronunciada y que los medios económicos eran los que tenían una brecha de género más amplia. En estos últimos (Portafolio y La República) las mujeres producían únicamente entre el 5% y el 10% del contenido.

Otro hallazgo interesante de la primera ola de Liderómetro fue la baja actividad de los columnistas entre los 20 y los 30 años. Los jóvenes producen tan sólo el 4% de la opinión publicada en estos medios. Una amiga tuitera resumió con acierto los resultados de la primera ola de Liderómetro afirmado que “la opinión en Colombia la están generando hombres, viejitos y rolos.

En el segundo Liderómetro exploramos el contenido editorial de los medios incluidos en el analisis. La sorpresa en este caso consistió en que la educación era el tema olvidado por las editoriales del país. Tan sólo el 1% de las editoriales analizadas durante un trimestre del año abordaban este tema.

Adicionalmente, comparamos por primera vez el tipo de opinión de los columnistas con algunos datos sobre lecturabilidad que los mismos medios de comunicación estaban haciendo públicos. Lo que encontramos sirvió de fundamento para sustentar la exposición sobre “El color de nuestra deliberación” en TEDxteusaquillon del 2012. Los columnistas más leídos del país tienden a ofrecer en sus columnas más opiniones críticas de personas, asuntos o instituciones. No es claro para nosotros qué es primero, si el huevo (ser crítico) o la gallina (ser muy leído), pero claramente hay una estrecha relación entre una cosa y la otra.

Esta tendencia se replica también para aquellos que hablan de Bogotá. Cuando se habla de Bogotá en columnas de opinión se habla sobre todo de su alcalde, de decisiones tomadas por el alcalde y de entidades y personajes del distrito. Las columnas de opinión sobre Bogotá son escasas, es más frecuente encontrar que los líderes de opinión se refieren a ella para hablar con nostalgia de momentos mejores, o de cosas que se deben hacer y aquellas que no, poniendo como ejemplo el caso de la ciudad.

La mayoría de menciones a la ciudad están concentradas en El Tiempo y El Espectador y los columnistas que con mas disciplina hablan sobre la ciudad son apellidos tradicionales de columnistas tradicionales (Rentería, Santos, Hommes, Rueda, etc…) Otros dos columnistas que se refieren con frecuencia a Bogotá son Salud Hernandez M y Ricardo Silva).

Mi conclusión preliminar, para debatir, es que la ciudad no está inspirando y que los líderes de opinión no están formulando debates sobre la visión de ciudad. Ni siquiera quienes afirman estar promocionando nuevos modelos de ciudad están presentes. Las referencias a Bogotá parecen ser más el escenario de una batalla política, que el centro de atención de quienes se están imaginando el futuro del país. Bogotá no está invitando a soñar. Los líderes de opinión no están invitándonos a soñar con el futuro de la ciudad y no parece haber voces nuevas que abran el debate en esa dirección.

La opinión publicada en prensa nacional es tradicional, típicamente mayor de 40 y mayoritariamente masculina. El escenario de intervención en el debate sobre Bogotá no parece que pueda empezar por estos medios, pero sin duda, lo que se hable sobre el futuro de la ciudad en escenarios digitales tendrá que permear una deliberación pública mediática tradicional para realmente cambiar la manera en la que usamos a Bogotá como instrumento de movilización e inspiración.

Juan Fernando Giraldo es politólogo, especialista en opinión  pública y Magíster en seguridad y defensa nacionales. Juan Fernando ha estudiado temas de opinión pública, comunicación política y medios de comunicación. Es profesor de estas materias en la Universidad Javeriana. Su empresa de análisis, inteligencia y consultoría GNI Latinoamérica trabaja actualmente en el análisis de opinión en medios de comunicación para empresas y gobiernos.

Las opiniones aquí escritas son responsabilidad del autor y podrían coincidir o no con la opinión del Combo2600.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: