Invitado: Jeyffer Rentería “Don Popo”

Bogotá, 12 de Junio de 2015

Invitado: Jeyffer Rentería “Don Popo

Temas principales: El rol del Hip Hop en la construcción de paz y ciudadanía

Jeyffer Rentería o “Don Popo“, es uno de los pioneros y líderes principales del Hip Hop en Bogotá, lleva 28 años en el movimiento y fue miembro del grupo Gotas de Rap. Así mismo, es el fundador de la Familia Ayara, que se encarga de fomentar la cultura Hip Hop y hace parte de una ONG que hace transformación social a través unas metodologías provenientes de la experiencia con el Hip Hop.

Don Popo empezó su intervención haciendo una introducción sobre el movimiento. El Hip Hop está compuesto por: el Rap, los Djs, el Breakdance, el graffiti, y otra serie de elementos como la improvisación (freestyle), un lenguaje propio, el emprendimiento, algún tipo de Fe y la paz. Nace básicamente dentro de una cultura de excluidos, jóvenes que no tenían oportunidades para cumplir sus aspiraciones, pero se las ingeniaron para hacerlo a través de otros caminos apropiándose de distintos espacios. Por ejemplo, los que querían hacer gimnasia pero no tenían plata para ir a un gimnasio, buscaban colchonetas y hacían sus rutinas en el piso y así nació el breakdance.

Es una cultura que se nutre de la diversidad, hace valiosas a las personas y se encarga de exaltar a las clases sociales menos empoderadas. A la larga se convierte en un canal de comunicación que no excluye sino que integra y transmite lo que las personas son. Gracias a estas condiciones, el movimiento se ha configurado en “una especie de nación en este mundo”, en donde a pesar de la gran influencia estadounidense, se encuentran miembros en lugares desde el Tíbet, hasta Europa y Centroamérica.

Se estima que en Bogotá el movimiento alcanza un número de integrantes de 900.000 personas y en el país de unos 3.000.000 de miembros. Según nuestro invitado, el Hip Hop ha tenido una transformación, ya que antes era “muy de barrio, pero ahora tiene más rasgos de movilización social”, además desde hace varios años se lleva a cabo una trabajo en conjunto con la administración pública. Ahora bien, también ha habido un cambio dentro del movimiento debido al aumento de las tendencias utilitaristas que ponen por encima las ganancias monetarias sobre los valores y principios.

La situación de violencia no es exaltada, pero el Hip Hop si es el canal mediante el cual las personas que hacen parte de entornos violentos puede transmitir su realidad, “el rap es el CNN de los barrios”. Al mismo tiempo, en Bogotá debido a los vacíos en el sistema que no ayudan a los jóvenes que cometen delitos sino que aumentan esta condición, es el Hip Hop el que recoge sus experiencias y aspiraciones.

El movimiento Hip Hop en Bogotá ha jugado un papel importante a la hora de llevar a cabo acciones para hacer generar espacios más tolerantes y que se consolide una cultura de paz. Por ejemplo, cuando se decía que los hipopers y los rockeros no se llevaban bien, se llevó a cabo el conocido “Rap&Roll” en donde se hicieron conciertos en conjunto.

En la sección de preguntas surgió la duda de como este movimiento puede ayudar en la construcción de ciudadanía. Don Popo resaltó que se ofrezcan espacios de participación como el Consejo de Arte, Cultura y Patrimonio, sin embargo mencionó que estos espacios son desgastantes y muy instrumentalizados “la participación es algo que no se puede decretar, la gente participa porque quiere y porque la ciudad es nuestra”. Al mismo tiempo, para nuestro invitado la administración pública solo llama a los hipopers porque tienen capacidad de convocatoria y movilización, y esto les ayuda a cumplir sus objetivos sin verdaderamente vincular a los jóvenes.

Otra gran crítica a las instancias de participación es que ven al movimiento solo como “víctimas y portadores de derechos” y no como ciudadanos que tienen la capacidad de cogobernar y hacer parte de todas las fases de la política pública. Es decir, no solo ser beneficiarios sino constructores de sus políticas públicas. El caso de los CLANES es muy interesante porque se evidencia lo anteriormente mencionado y la voluntad del distrito de institucionalizar los procesos sociales. En palabras de Don Popo la alcaldía hizo un estudio sobre las escuelas de formación de Hip Hop en Bogotá y en vez de darles ayuda institucional, montó unos edificios con otras personas para cumplir los mismos objetivos “el movimiento ya tiene sus espacios… cómo es posible que viene, nos investiga y al lado nos monta la competencia”. Debido a la ignorancia de no tener a los actores en la construcción de estas políticas es que se cometen este tipo de errores.

 

 

 

Mateo Morales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: